En la era de la multicanalidad, la socialización de los negocios surge como parte de la evolución de las estrategias de ventas, que se adaptan a los nuevos estilos de vida y hábitos de los usuarios. Por ello, la aparición del social commerce es totalmente lógica si se tiene en cuenta las enormes capacidades de captación que tienen las redes sociales.

Social commerce

El social media puede producir impactos en las diferentes fases del customer journey, basando su estrategia en la socialización del ecosistema digital de la marca, junto con acciones y campañas en redes sociales.

Dentro del customer’s journey, las redes sociales tienen un gran poder de visibilidad y fidelización. Sin embargo, las funcionalidades de social commerce hacen que este canal se convierta también en una herramienta para la captación, ya sea de leads o de ventas.

Acciones de social commerce para convertir más y mejor

La estrategia de conversión perfecta combina las acciones más relevantes del canal online según los objetivos, para mejorar la visibilidad, atraer a los clientes potenciales y conseguir despertar su interés por la marca hasta el punto que se decidan a comprar o, incluso, se conviertan en prescriptores de la misma.

¿No te parece que el social commerce tiene mucho que aportar?

Es importante que lo veas como algo más que vender a través de las redes sociales. Si éste es uno de tus principales objetivos, puedes empezar por probar cómo funcionan las ventas en Facebook, la red social pionera en el social commerce gracias a las aplicaciones para crear tiendas online.

Dentro de una estrategia de Inbound Marketing, el social commerce puede verse como una interesante herramienta para captar oportunidades de negocio, redirigiendo a los usuarios hacia páginas de conversión o consiguiendo sus datos a través de las múltiples aplicaciones que se alojan en las redes sociales.

Por eso, no te conformes con que tus canales sociales sean simples canales de difusión y transfórmalos en verdaderos medios de captación. Aquí tienes algunas ideas.

  1. Incorpora funciones sociales a tus workflows. Los botones sociales para compartir el contenido en la thank you page, son un requisito básico, pero puedes hacer más. Incorpora frases con la funcionalidad click to tweet, para que los usuarios puedan compartir frases directamente en Twitter. Asegúrate también de que el documento que ofreces para descargar sea social-friendly, incluyendo estas mismas funcionalidades.

  2. Conduce tráfico social a las páginas de captación, y hazlo sin recurrir al paid media. Si algún seguidor de tu marca llega a una de tus landing pages, las posibilidades de conversión serán más altas que si lo hace alguien que todavía no te conoce.

  3. Facilita la captación integrada en redes sociales. A través de, por ejemplo, las Twitter Cards. Aunque la inteligencia de esta plataforma no permita, por ejemplo, adaptar el contenido según la fase del embudo de ventas en las que se encuentre el usuario, sí que posibilita que los usuarios descarguen activos o que dejen sus datos sin necesidad de abandonar la red social.

Lo mejor de este tipo de estrategias es que se producen en un entorno que facilita la viralización de tu ecosistema, o lo que es lo mismo, captación que atrae todavía más captación. Es importante, sin embargo, entender qué acciones y qué redes sociales encajan con el buyer persona de cada marca.

Por eso, desde Kin integramos las acciones en redes sociales dentro de una estrategia digital pensada a medida, en la que se combinan los intereses del público objetivo con las metas de cada empresa.

Escrito Chema Carratalà

Fuente Hubspot